miércoles, 24 de septiembre de 2014

10 reglas a seguir para lograr una foto de paisaje perfecta

Conseguir una espectacular fotografía de paisajes no es tan simple como puede llegar a parecerte, de hecho, es una de las disciplinas fotográficas más difíciles de dominar dada la gran cantidad de elementos “no controlables” con los que deberás trabajar para poder traducir un increíble paisaje en una asombrosa fotografía.

El clima, el viento, las condiciones de iluminación, el terreno, las nubes, los árboles y lagos, el tiempo para realizar las tomas, el equipamiento, y un sinfín de variables que, en su mayoría no podrás controlar, entran en juego al momento de tomarle una fotografía a un paisaje. Estos son los elementos a los cuales deberás agregarle ciertos ingredientes para que puedas preparar tu foto de paisajes perfecta.

Una vez que conozcas cuales son los ingredientes no podrás dejar de utilizar en tu receta, solo bastará que los mezcles a tu gusto para que puedas lograr esas fotos que tanto deseas. ¿Cómo? Leyendo el siguiente artículo! Prepara el delantal y una buena cuchara que comienza la cocción.

Para preparar la base

Una buena cámara: entendiendo por una buena cámara a toda aquella que te permita tomar una fotografía, esto es: tu cámara. Lo único que necesitas para tomar excelentes fotografías es una cámara de fotos, nada más. La excelencia la pones tú.
Distancia focal adecuada: y hago referencia a la distancia focal y no al objetivo en sí ya que siempre es preferible que la calidad del objetivo sea la mejor pero esto no quiere decir que no puedas tomar impresionantes tomas de paisajes con el objetivo que tengas a mano. Lo que sí es realmente importante es que puedas contar con distancias focales cortas para que una gran porción del paisaje quepa dentro de tu encuadre. Las distancias focales óptimas para la fotografía de paisajes son de los 8 a los 25 mm que corresponden a los objetivos “angulares”.
Un trípode: la luz del ambiente presente en una escena de paisaje puede no siempre ser la ideal para que puedas disparar tu cámara sosteniéndola con tus manos, por lo que si quieres evitar que una foto termine por arruinarse por las vibraciones indeseadas de tu cámara, el trípode será tu gran aliado. Si ya tienes uno, montarlo correctamente es muy fácil, y si no te has hecho con uno aun, puedes hacerlo tú mismo leyendo el siguiente artículo: “Bricofotografía: Cómo Montar Accesorios Fotográficos Caseros”.
Algunos accesorios extra como: un bolso, baterías y pilas de repuesto, un filtro de densidad neutra y/o un polarizador, un disparador remoto y un flash son algunos de los accesorios que, si los tienes a mano, puedes llevarlos contigo ya que te ayudaran en tu búsqueda de la receta fotográfica de paisajes perfecta.

No olvides lo más importante: TU.
Los ingredientes que no puedes olvidar a la hora de preparar tus fotografías de paisajes

1. Una gran cantidad de nitidez: en la fotografía de paisaje la nitidez es fundamental. Si al tomarle una foto, partes de éste han quedado fuera de foco y no son distinguibles el mismo no se podrá apreciar. El ojo humano se centra en lo que está en foco y tiende a pasar por alto lo que no lo está. Es por ello que, si quieres que tu fotografía de paisajes sea un éxito, deberás trabajar con aperturas de diafragma pequeñas y distancias focales cortas. ¿Quieres ampliar un poco estos conceptos? Lee el siguiente artículo: “11 consejos simples para una impresionante fotografía de paisajes”.


Mayor nitidez gracias a utilizar aperturas de diafragma mas pequeñas
2. Una rebanada de sensaciones: debes procurar de logar que los espectadores sientan lo que se conoce como “sensación de lugar”, y esto es, la sensación de que están dentro de la fotografía y no solo viéndola. Se trata de romper los límites del alto y ancho del encuadre para situarlo dentro de este.

3. Una cucharada de mensajes: además de trasmitir sensación de lugar, si quieres que tus paisajes digan más de lo que muestran, deberás intentar de capturar no solo un hermoso paisaje, sino un momento espectacular. ¿A qué me refiero con momento? No hago alusión al tiempo sino a los sentimientos que una determinada escena pueden trasmitirle al observador: tristeza, esperanza, alegría, etc. Sin los mensajes implícitos, las fotografías no serían lo que son. Después de todo, una imagen vale más que mil palabras, y una excelente fotografía, puede llegar a valer más que varios libros.

Sensación de inmensidad y de paz
4. El jugo de los elementos compositivos: para que toda fotografía cause el impacto que deseas deberás de sacarle todo el jugo a tus conocimientos en composición para trabajar la disposición de los elementos en el encuadre, ubicar el horizonte, dirigir las miradas con las líneas, atrapar la atención de la mirada con el ritmo. ¿Cómo hacerlo? Leyendo los siguientes artículos: “Domina El Uso de las Líneas en Tu Composición Fotográfica” y “9 Consejos y Trucos Para Mejorar Tu Composición Fotográfica”.

5. Protagonistas, a gusto: en este tipo de disciplina fotográfica puede que el protagonista sea el propio paisaje o bien algún sujeto u objeto que puedas utilizar dentro del encuadre para reforzar tus mensajes. La fotografía de paisaje es un todo y los elementos que escojas para que formen parte del encuadre deben ayudarte a potenciar el mensaje que llevan tus fotografías. De acuerdo a la proporción que este ocupe del encuadre ganará mayor protagonismo que el paisaje en sí por lo que deberás de prestar especial atención al lugar que ocupará en este. ¿Quién puede ser tu protagonista? Básicamente cualquier objeto o sujeto que haya llamado tu atención como para tomarle una fotografía: un árbol, unas rocas, un lago, rio o cascada, etc. Otras formas de dar protagonismo en el siguiente artículo “16 Formas de Dar Protagonismo a Tus Sujetos”.

El protagonista del paisaje
6. Una tajada de un buen fondo: si ya tienes definido un protagonista para tu fotografía, bien puedes utilizar el paisaje como fondo para acompañarlo y situarlo dentro del encuadre. Recuerda que, por más que no sea el motivo principal de la fotografía, no quiere decir que puedes dejar de trabajar con él. Los fondos pueden potenciar o arruinar tus fotografías por lo que no puedes dejar de pasarlos por alto. Recorre toda la escena, prueba distintos tipos de encuadres, distintos ángulos, e incluso mueve a tu protagonista si consideras que el fondo no es el apropiado, pero nunca lo pases por alto. Aquí tienes “11 Consejos Para Captar Fotos con Impresionantes Fondos” para poner en práctica.

7. Una hora de iluminación: como te comente en el artículo “15 formas de dominar tu materia prima, la luz”: los mejores momentos para sacar fotografías en exteriores son en las denominadas “hora azul” u “hora dorada”. La hora crepuscular, que es aproximadamente una hora antes de que se ponga el sol hasta una hora luego de que el mismo se ha ocultado en el horizonte y también las primeras horas del día mientras amanece, son el momento ideal para aprovechar la gran variedad de tonos y colores que el cielo tiene para ti.

La hora azul
8. Una porción de creatividad: intenta romper con la monotonía de los típicos paisajes “postal” que ya tanto aburren y consigue tomas únicas de momentos comunes. El paisaje en si no lo es todo, ya que utilizando algunas técnicas especiales podrás darle un matiz único y especial. Algunas de las técnicas que puedes utilizar para transformarlo en algo mucho más espectacular son: largas exposiciones, convertir el agua en seda, el uso de filtros, fotografía de alto rango dinámico, etc.

Paisaje hecho con un filtro de densidad neutra
9. Una pizca de edición: si bien te haces fotógrafo disparando tu cámara, es indudable el aporte que el procesado en el ordenador ha logrado en la fotografía digital, por lo que no puedes desconocer las posibilidades que te ofrece. Sí, es cierto que no hay como obtener la fotografía final el instante posterior a soltar el obturador, pero no todos los fotógrafos cuentan con los filtros y el equipo necesario para lograr todo lo que se imaginaron de un paisaje al momento de congelarlo en una fotografía. La edición posterior en donde puedes ajustar ciertos parámetros desde el ordenador es clave. Recuerda que no estoy hablando de retoque, en donde añades elementos que no existieron al momento de la toma sino de edición, en donde se ajustan ciertos parámetros como el balance de blancos, el contraste, las luces y sombras etc., pero sin añadir nada a la fotografía original. ¿Photoshop? Nada de eso: “20 programas de edición de fotos online”.

10. Muchas ganas de aventurarte: si no tienes ganas de dejar tu cómodo sillón en búsqueda de unos espectaculares paisajes no habrá ingrediente que pueda por sí mismo convertir tu sala de estar en un increíble paisaje. Por ello, comienza a juntar ganas desde ahora y no dejes de planear tu próxima aventura en busca de esa fotografía de paisaje para poner en práctica tu receta final.
Fuente: http://www.blogdelfotografo.com/10-ingredientes-foto-paisaje/

viernes, 19 de septiembre de 2014

Las cámaras réflex más elegidas por los principiantes

Nikon D3100:
Esta es mi recomendación más absoluta para cualquier persona que quiera dar sus primeros pasos en la fotografía réflex de la mano de una prestigiosa marca como Nikon. De esta cámara destaca su sensor con 14,2 megapíxeles, sensibilidad ISO de hasta 12.300, edición y retoque de fotos y vídeos en la propia cámara sin necesidad de acudir al uso de un ordenador, grabación de vídeo en Full HD 1080p, y un sinfín más de características. Lo mejor de todo es su precio, que como verás más abajo es de lo más asequible. (Recientemente Nikon lanzó la D3200, que viene a ser una D3100 básicamente, con alguna que otra mejora. Lo bueno de esto es que la D3100, que sigue siendo MAGNÍFICA, de repente ha tenido una importante bajada de precio que se puede observar a continuación).

Precio de la Nikon D3100 en Amazon: 329 €
Precio de la Nikon D3100 en la Fnac: 476 €


Nikon D5100:
Si quieres ir un paso más allá de lo básico, la Nikon D5100 sería una buena candidata. No sólo reune todas las prestaciones de la anterior, sino que ofrece más megapíxeles (16,2 MP), 11 puntos de enfoque, pantalla LCD giratoria de 3 pulgadas para verte bien mientras te haces autoretratos o vídeos, un ISO que va hasta los 25.000, velocidad de disparo de hasta 4 fotos por segundo, y algún que otro extra que la hace una cámara irresistible.

Precio de la Nikon D5100 en Amazon: 489 €
Precio de la Nikon D5100 en la Fnac: 666 €


Nikon D7000:
Esto no es un cámara sino más bien una bestia todoterreno. Sus prestaciones la hacen digna de un rango más bien profesional, pero oficialmente está clasificada como cámara de usuarios aficionados y semiprofesionales.
Entre sus prestaciones creo que merece la pena mencionar sus 16,2 megapíxeles, su ISO de hasta 25.600, sus 39 puntos de autoenfoque, sus 2 ranuras para tarjetas de memoria, su vídeo Full HD 1080p y su velocidad de disparo en modo ráfaga de 6 fotos por segundo. Lo más representativo de esta cámara es su sensor interno que tiene un tamaño grande (de 23.6 x 15.6 mm), lo cual le otorga una calidad fotográfica inigualable.
Cuidado: El aprendizaje de la fotografía réflex puede ser ligeramente difícil con esta cámara, debido a que está diseñada para un tipo de usuario ya experimentado. Aun así y debido a la cantidad de funciones que ofrece y la calidad inmejorable de sus fotografías la incluyo en este listado de las mejores cámaras réflex para principiantes.

Precio de la Nikon D7000 en Amazon: 829 €
Precio de la Nikon D7000 en la Fnac: 899 €


Nikon D90:
Básicamente es la antecesora de la D7000 y por tanto coinciden en sus prestaciones principales. Al ser anterior la Nikon D90 carece de algunas funciones. Por ejemplo su grabación de vídeo no es en Full HD 1080p sino solamente HD (720p). Aun así ésta fue y sigue siendo una cámara mítica, su cuerpo es muy robusto y su sensor ofrece una calidad igual o incluso ligeramente mejor que la de la D7000.
En otras palabras, si sueñas con la Nikon D7000 pero tu presupuesto no te lo permite, la D90 puede ser una muy buena sustituta.

Precio de la Nikon D90 en Amazon: 755 €
(En Fnac no la venden)

Canon 600D (Rebel T3i):
Constituye la evolución de la 550D de la que te acabo de hablar. La 600D conserva todas las propiedades de la 550D y, a cambio de una pequeña subida de precio nos ofrece además algunas funciones que mejoran sus prestaciones: Modo Inteligente de Escena Automática, Filtros creativos, Conexión con Flash en modo Inalámbrico, pantalla articulada, y algún que otro extra como el llamado “Basic+”, un modo que, sin que tengas ni el menor conocimiento técnico en fotografía, te permite imitar efectos profesionales como por ejemplo difuminar el fondo en los retratos y cosas así.

Precio de la Canon 600D en Amazon: 459 €
Precio de la Canon 600D en la Fnac: 549 €


Canon 1100D (Rebel T3):
Canon escogió cuidadosamente elementos de sus distintas cámaras réflex y las juntó en esta réflex, pequeña pero matona, llamada 1100D. En ella encontrarás un sensor de 12 megapíxeles, más que suficientes para el uso cotidiano del fotógrafo aficionado, un autoenfoque basado en 9 puntos, y un avanzado sistema de medición de luz llamado iFCL (propio de cámaras profesionales como la Canon 7D).
La 1100D no sólo cumple de manera excelente aquello que se espera de una cámara réflex sino que lo supera, ofreciendo un ISO de 6.400, modo creativo “Basic+” del que hablamos antes, y compatibilidad con las tarjetas de memoria SD Eye-Fi inalámbricas.
¿Su mayor ventaja? Su precio, difícilmente igualable para las prestaciones que ofrece.

Precio de la Canon 1100D en Amazon: 299 €
Precio de la Canon 1100D en la Fnac: 349 €

Pentax K-x:
La Pentax K-x es otra de esas cámaras réflex cuyo precio te engaña pero cuyas prestaciones y características son propias de una réflex semiprofesional. Ofrece 12,4 megapíxeles de resolución, estabilizador de imagen integrado en el propio cuerpo (muy importante, a diferencia de otras marcas como la Nikon por ejemplo en las que el estabilizador va en el objetivo encareciendo su precio), 11 puntos de enfoque automático y grabación de vídeo en alta resolución. Muy recomendada para los que piden una cámara réflex con prestaciones correctas y sin exagerar.

Precio de la Pentax K-x en Amazon: 650 €
(En Fnac no la tienen)

Pentax K-r:
La K-r se parece bastante a la K-x pero mejora sus características aun. Ofrece un ISO de 25.000, velocidad de disparo de 6 fotos por segundo, y un sistema de batería doble muy útil que permite a la hora de quedarte sin batería meterme simples pilas AA y listo, como si de un mando de televisión se tratara.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

La historia de la TV

Mostramos a continuación un video de la historia de la televisión:


Cómo apreciar una fotografía...

A lo largo del día recibimos verdaderos bombardeos de fotografías. Miles de imágenes pasan por delante de nuestros ojos y es muy fácil que, por culpa de eso, terminemos por consumir, como si fueran latas de refrescos, las imágenes que se nos presentan.

Las vemos y seguimos con otras cosas. Y esa, aunque es muy común hacerlo, no es la mejor manera de ver una fotografía. Desde que yo misma lo descubrí, he intentado convencer a todo el mundo de esto: las fotografías deben leerse. No puedes apreciar una fotografía en todo su esplendor si la miras, decides si te gusta o no y pasas a la siguiente.

Una imagen debe analizarse desde varios puntos, ver qué es, qué significa y qué intenta significar. Por supuesto, con la cantidad enorme de imágenes que nos llegan a lo largo del día, es inviable que sigamos este proceso con todas ellas. Pero sí es importante que, de vez en cuando, nos paremos a leer y analizar alguna fotografía pues eso nos aportará muchas cosas. Entre ellas, aprender a hacer mejor fotos.

Como decía en la introducción, con la enorme cantidad de imágenes que vemos a lo largo del día, es imposible pararse a mirar detenidamente cada una de ellas. Hoy en día, apreciar el arte fotográfico ha terminado por resumirse en mover el cursor hacía abajo en cualquier red social y regalar más o menos “me gusta” en función de si una fotografía en cuestión nos llama la atención o no.

La cuestión es que, si todas las imágenes que pasan por delante de nuestros ojos son vistas así, ni estamos valorando lo que vemos ni estamos aprendiendo de ello. Para evitar esto, no debemos conformarnos con ver fotografías. Debemos leerlas.

¿Qué significa leer una fotografía? Significa mirarla con detenimiento, analizar cada uno de los detalles que la forman, estudiarla para sacarle el máximo jugo posible y descubrir cosas que en una vista más superficial nos escondía. Leer una fotografía y analizarla son dos procesos que están muy cercanos pero no son el mismo: leer una imagen significa lo ya explicado: observarla, estudiarla, mirarla atentamente.

Analizarla conlleva reflexionar acerca de todo lo que hayamos leído para extraer conclusiones. Dejar de ver fotografías para empezar a leerlas y analizarlas nos acercará más al universo fotográfico y esto, como veremos más adelante, tendrá consecuencias en nuestras propias imágenes. Pero antes, empecemos por el principio:

Si Queremos Leer una Fotografía, ¿Qué Debemos Mirar?
Una fotografía está formada por muchísimos planos de información que, aunque suelen ser independientes, también pueden, a veces, relacionarse con ellos. Cuando queremos leer y analizar una fotografía, deberíamos ser conscientes de ellos para poder valorarlos de manera individual. Podríamos estar analizando planos de información de manera casi eterna, sin embargo, lo indispensable para analizar profundamente una fotografía es analizarla a estos niveles:

A nivel narrativo: Qué nos está contando la historia. Ver lo que se nos quiere hacer llegar y lo que en realidad se nos hace llegar. Analizar esa historia a nivel expresivo: ¿tiene fuerza? ¿es una historia clásica u original? ¿tiene valor por sí misma o hay otros elementos que le dan valor a la imagen como, por ejemplo, la composición?
A nivel compositivo: Cómo están organizadas las cosas que hay dentro del encuadre. Si está pensado, si está organizado de antemano, si es natural. ¿Nos cuenta algo la composición?
A nivel técnico: ¿Cómo se ha utilizado el lenguaje fotográfico en la imagen? ¿Está ésta correctamente expuesta? La profundidad de campo, la velocidad de obturación, la sensibilidad… ¿son las que deberían ser? Y si no lo son… ¿por qué? ¿aporta esto algo a la imagen?
A nivel grupal: ¿Es una fotografía individual o pertenece a una serie o proyecto? Si se trata de un individuo dentro de un grupo, ¿qué importancia tiene dentro de éste? ¿es una pieza vital? Si se trata de una imagen sola, que no pertenece a ningún grupo de fotografías… ¿por qué? ¿por qué el fotógrafo ha querido darle todo ese protagonismo?
Fuente: http://www.dzoom.org.es/como-leer-y-apreciar-una-fotografia/

martes, 16 de septiembre de 2014

Qué es la Fotografía

La fotografía es el arte y la técnica de obtener imágenes duraderas debidas a la acción de la luz.1 Es el proceso de proyectar imágenes y capturarlas, bien por medio del fijado en un medio sensible a la luz o por la conversión en señales electrónicas.

Basándose en el principio de la cámara oscura, se proyecta una imagen captada por un pequeño agujero sobre una superficie, de tal forma que el tamaño de la imagen queda reducido. Para capturar y guardar esta imagen, las cámaras fotográficas utilizan película sensible para la fotografía analógica, mientras que en la fotografía digital, se emplean sensores CCD, CMOS y memorias digitales. Este término sirve para denominar tanto al conjunto del proceso de obtención de esas imágenes como a su resultado: las propias imágenes obtenidas o «fotografías».

Basándose en el principio de la cámara oscura, se proyecta una imagen captada por un pequeño agujero (fotografía estenopeica) o un(a) lente o conjunto de ellos (lo cual se denomina objetivo), sobre una superficie; para capturar y almacenar esta imagen, las cámaras tradicionales utilizan un soporte sensibilizado con un compuesto químico sensible a la luz (en la mayoría de ellas, película fotográfica), mientras que en la fotografía digital, se emplea un sensor de imagen que divide el cuadro en una rejilla horizontal y vertical de elementos -capturando la luz de cada uno de ellos y convirtiéndolos en valores de voltaje-, que se convierten en valores numéricos tras un proceso de conversión analógica-digital, siendo posteriormente transmitidos a un ordenador embebido en el dispositivo el cual les da un formato y permite su transmisión o su almacenamiento en un medio digital, para su posterior impresión, visualización o análisis.

La cámara oscura es el dispositivo formador de la imagen, mientras que la película fotográfica o el sensor electrónico se encargan de captarla. El almacenamiento de las imágenes capturadas depende del tipo de cámara, quedando guardadas en la misma película si se trata de máquinas clásicas, o en algún dispositivo de memoria en las digitales. En este último caso, la imagen resultante se almacena electrónicamente como información digital, pudiendo ser visualizada en una pantalla o reproducida en papel o en película.

Para realizar una toma, el fotógrafo configura previamente la cámara y la lente con el fin de ajustar la calidad de la imagen lumínica a ser proyectada sobre el material fotosensible.
Al dispararse el obturador, dicho material es finalmente expuesto, provocando en él alteraciones químicas o físicas que constituyen una "imagen latente", aún no visible pero presente en su estructura interna. Tras un proceso adecuado, esta información se convierte en una imagen utilizable. En las cámaras clásicas el material sensible es una película o placa fotográfica; mientras que las digitales utilizan dispositivos electrónicos sensibles a la luz, que pueden estar basados en tecnología CCD o en CMOS.

La cámara de cine es un tipo especial de cámara fotográfica que toma una secuencia rápida de fotografías en tiras de película. Cuando se reproducen a una determinada velocidad los ojos y el cerebro de una persona unen la secuencia de imágenes separadas y se crea la sensación de movimiento.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Fotograf%C3%ADa#Funcionamiento_de_la_c.C3.A1mara

lunes, 15 de septiembre de 2014

El Género Documental

El documental es la expresión de un aspecto de la realidad, mostrada en forma audiovisual. La organización y estructura de imágenes y sonidos (textos y entrevistas), según, determina el tipo de documental. alvaro luis cabeza narvaez

La secuencia cronológica de los materiales, el tratamiento de la figura del narrador, la naturaleza de los materiales —completamente reales, recreaciones, imágenes infográficas, etcétera— dan lugar a una variedad de formatos tan amplia en la actualidad, que van desde el documental puro hasta documentales de creación, pasando por modelos de reportajes muy variados, llegando al docudrama (formato en el que los personajes reales se interpretan a sí mismos), llegando hasta el documental falso conocido a veces como Mockumentary.1

Con frecuencia, los programas de ficción adoptan una estructura y modo de narración muy cercanas al documental, y a su vez, algunos documentales reproducen recursos propios de la creación de obras de ficción.
http://es.wikipedia.org/wiki/Documental